SOBRE LA  HISTORIA DEL AJEDREZ

MOTIVACIONES Y

PROPÓSITOS

SU EVOLUCIÓN

INTRODUCCIÓN

Las virtudes del Ajedrez son bien conocidas y han sido ampliamente divulgadas y analizadas incluso científicamente. Un buen resumen lo hizo Michel Roos en la Universidad Louis Pasteur de Estrasburgo, Alsacia Francia:

 

Sobre el plano intelectual, la práctica del juego del Ajedrez implica y ejercita: Una atención de tipo distributiva, diversos tipos de memoria (a largo y corto plazo), control de la actividad creadora. Pone en escena procesos metodológicos del pensamiento: análisis e investigación, cálculo, elaboración de conceptos generales, la duda metódica y científica, el esfuerzo de elección, el esfuerzo de prueba.

 

Sobre el plano moral, la práctica del Ajedrez necesita y forma: La voluntad de ganar, la serenidad y el distanciamiento, la concentración, el autocontrol, el espíritu de decisión.

 

Sobre el plano ideológico, la práctica del juego conduce a: La toma de conciencia de la importancia de una actitud objetiva y del relativismo de sus propias ideas: una formación útil para la lucidez y la tolerancia.

 

DESDE LA INDIA HASTA ESPAÑA

El ajedrez de nuestros días ha llegado hasta nosotros tras un proceso evolutivo similar al de la Sociedad Humana.

La mayoría de los expertos establecen a la India como el lugar en que se originó el juego que llegaría a desarrollarse hasta lo que hoy es el Ajedrez.

Sin embargo puede que ya hubiera en la primera gran civilización, Egipto, un antecesor del Ajedrez. El historiador catalán José Brunet plantea esta hipótesis en “El Ajedrez, sus Orígenes, Barcelona 1888.

Estoy de acuerdo en esta posibilidad pues en el gran complejo funerario de Karnak (el mayor conjunto arqueológico del mundo), al sur de Egipto, existen entre los cientos de grabados que aún se conservan, varias pinturas que parecen dar a entender que entre los nobles había un juego con figuras que movían sobre una tabla con escaques. Este podría ser el senet que utilizaba un tablero de 30 casillas.

Tumba de Inherkau en Karnak
Tumba de Inherkau en Karnak

El escritor H. J. R. Murray establece en su History of Chess como el noroeste de la India hacia el año 1570 a. de C. el origen del primitivo ajedrez.

Uno de los mayores expertos en el origen del ajedrez, el GM Yuri Averbaj sostiene que en la unión del chaturanga indio y del petteia griego comienza la evolución hacia el ajedrez actual.

La palabra sánscrita chaturanga significa “cuatro cuerpos”. En dicho juego había cuatro ejércitos (negro, blanco, amarillo y rojo) dispuestos sobre un tablero de casillas del mismo color, heredero de otro juego llamado ashtapada. El juego era por parejas y se utilizaban dados para efectuar los movimientos por lo que era un juego de azar. El objetivo era capturar a los dos rajas enemigos, o bien eliminar todo su ejército.

Las piezas representaban las unidades del ejército hindú que se componía de infantería (peones), caballeros (caballos), elefantes (alfiles) y carros (torres). Esto lo corrobora el poeta persa Firdusi al describir la batalla a orillas del Hidaspo, en 326 a. de C. entre el rey Paurava y Alejandro Magno.

Firdusi escribe en su Libro de los reyes que, según una leyenda india, el chaturanga se creó a raíz de una sangrienta guerra de sucesión entre dos hermanos. Entonces un consejo de sabios decidió recrear la batalla en la que sucumbió uno de los pretendientes. El juego se componía de dos filas de infantes, un rey, un general, 2 elefantes, 2 carros y 2 caballos con sus respectivos caballeros que se movían sobre un enlosado de teca y marfil.

La petteia de Grecia es un juego de estrategia y reflexión. Una pintura sobre un ánfora del siglo VI a. de C. representa a Aquiles y Áyax disputando una partida.

Las rutas de comercio de seda, especias y sal por toda Asia llevan el chaturanga a Persia (actual Irán) y posiblemente a China.

En el siglo VI el soberano indio Naushirawan (según otras fuentes Bevisara) encargó a su embajador que ofreciera como presente al rey de Persia Chosroes (531-579) un precioso juego de chaturanga confeccionado con esmeraldas y rubíes. Un manuscrito persa llamado “Chatrang namakwor” menciona esta historia. Así el chaturanga se convierte en el chatrang; los bandos aliados se funden en uno, el rey sobrante se convierte en el visir o primer ministro (firz) que mueve una casilla en diagonal; el resto de las piezas conserva sus propiedades y el tablero pasa a ser bicolor. La palabra shahmat, de donde surge el “jaque mate”, significa “el Rey está perdido”.

Miniatura iraní conservada en el Royal Asiatic Society de Londres.
Miniatura iraní conservada en el Royal Asiatic Society de Londres.

Los árabes conquistan Persia hacia el 638 y adoptan el juego con la pronunciación shatranj. El elefante (futuro alfil) pasa a ser el-fil (que movía dos casillas y saltaba sobre piezas contrarias y propias), el visir firzan, el carro rokh (era la pieza más fuerte) y el infante o peón baidhaq, que movía solo una casilla, se convertía en firzan al llegar a la última fila; las piezas eran rojas y negras. Tenían nombres de apertura como: Pata de Cabra, Fortaleza del Faraón, Torrente o Espada; empezaban la partida tanto blancas como negras y se podía obtener la victoria capturando todas las piezas del enemigo pues entonces se dejaba al contrario con el “Rey robado”. La situación de ahogado también acarreaba la derrota.

Los árabes, brillantes matemáticos, comienzan a considerar el juego como algo más que una representación de la guerra y se convierten en expertos jugadores. Se considera de gran valor y piezas y tableros se diseñan en materiales valiosos siendo utilizados como regalos a quienes se desea honrar. Pero también aparece literatura en la que se analizan combinaciones y maniobras. Muchas de estas eran extraídas de sus partidas.

Bagdad bajo el califa Harun al-Rasid pasa a ser el “centro mundial” de desarrollo del shatranj. Se comienza la creación de libros y tratados dedicados al juego como los de Al-Adli (842), Abul-Abbas (890) médico de Bagdad o el de Al-Lajlaj que escribe un libro de problemas (llamados mansuba) con el nombre “Kitab mansubat ash-shatranj” y que todavía era consultado en el siglo XVIII; en dicho libro viene la siguiente partida: 1.g3 g6 2.g4 f6 3.e3 e6 4.Ce2 d6 5.Tg1 c6 6.f3 b6 7.f4 a6 8.f5 gf5 9.gf5 ef5 10.Ah3 Ce7 11.Tf1 Tg8 12.Cg3 Tg5 13.Af5 h6 14.Ah3 Cd7 15.d3 d5 16.c3 Dc7 17.b3 Ta7 18.c4 Ad6 19.Cc3 Ae6 20.cd5 cd5 21.d4 Af8 22.Tf2 Dd6 23.b4 Tc7 24.Rd2 b5 25.Aa3 Cc6 26.Ac5 Cc6 27.a3 Rf7 28.Dc2 Ac4 29.Taf1 Tg6 30.Ch5 Re8 31.Cf6 Rd8 32.Cfd5 Tb7 33.Tf8 Rd7 34.Af5 Re6 35.Cf4 mate.

 

Su maestro fue As-suli (840) quien compuso muchos problemas y explicó la forma correcta de jugar. Era dueño de una gran biblioteca y escribió dos volúmenes sobre el shatranj. Esta es una de sus posiciones:

XABCDEFGHY

8-+-+-+K+(

7+-+r+-+r'

6-+-+-mkn+&

5+-+-+p+-%

4-+-+-zP-+$

3+-+-+-sN-#

2-+-+-+-+"

1+-+-tR-tR-!

xabcdefghy

Blancas juegan y dan mate en tres.

1.¤h5+!! ¦xh5 2.¦xg6+!! ¢xg6 3.¦e6#

Los califas protegieron a estos estudiosos y la evolución del Ajedrez recibió un gran impulso. El juego forma parte de la literatura árabe en leyendas y poesías. Por ejemplo en el libro de Al-Masudi (934) aparece la conocida historia de Sissa. Este sabio brahmán crea el ajedrez como regalo a su gobernador. Muy satisfecho por tan hermoso juego, el mandatario ofrece al genial inventor pagarle todo cuanto desee y éste solicita un grano de trigo por la primera casilla, dos por la segunda, cuatro por la tercera y doblando sucesivamente las cantidades por sí mismas hasta 64 se llega a la cifra total de 2 elevada a la 64ª potencia o lo que es lo mismo 1 018 446 744 073 709 551 615 ¡una cantidad posiblemente superior a la de los átomos que hay en el universo!

Otra expresión cultural es la poesía que el califa de Bagdad escribe en  1038:

¡Oh tú, que censuras con cinismo

Nuestro juego favorito y de él te burlas,

Sepas que es pura y sutil ciencia.

El disipa la aflicción extrema.

Reconforta al enamorado inquieto,

Y aparta al bebedor de los excesos.

Si acecha o amenaza el riesgo,

Aconseja en su arte al guerrero.

Él nos presta compañía

Cuando nos domina el tedio.

 Otro ejemplo se halla en un manuscrito, bellamente ilustrado y datado en el año 1140, que perteneció a la biblioteca del sultán turco Abd-ul-Hamid. Se cree que los problemas contenidos en él son de los siglos IX y X. Esta es una de las posiciones:

 

XABCDEFGHY

8-tr-+-+k+(

7+-+-+-+-'

6-+-+-zPP+&

5+-+-+-+-%

4K+n+-+NtR$

3+-+-+-+L#

2-tr-+-+-+"

1+-+-+-+R!

xabcdefghy

En los manuscritos árabes, indostánicos y persas posteriores se describe la romántica leyenda de Dil-aram para explicar la solución. Dil-aram es la esposa de un visir a quien su ausencia le desasosiega el corazón y por eso la llama así pues puede traducirse como “corazón alegre”. Al visir le gusta jugar y en cierta ocasión se enfrenta con un fuerte oponente con el que apuesta tanto que se juega a su querida esposa. La partida se complica y el visir está a punto de abandonar en la posición del diagrama. Dil-aram, que observa la partida a través de una cortina, en el momento crítico exclama: “¡Sacrifica las torres pero no entregues a Dil-aram!” Entonces el visir sigue su consejo y gana de esta manera:

1.¦h8+! ¢xh8 2.¥f5+ (recuérdese que así movía el alfil en el shatranj) 2...¢g8 3.¦h8+

¢xh8 4.g7+ ¢g8 5.¤h6#

De este problema se han encontrado en Europa unas 200 variantes en diferentes obras a lo largo de muchos años.

La expansión árabe por la Europa Medieval da el espaldarazo definitivo para que el ajedrez se convierta en el juego que es hoy.

La floreciente comunidad judía sirve de apoyo en la evolución del ajedrez. Su capacidad para hablar y escribir varias lenguas es el lazo de unión entre cristianos y musulmanes. Hombres y mujeres se entusiasman con el juego y es permitido incluso durante el Sabbat siempre que no medien apuestas. A comienzos del siglo XII, Petro Alfonsi, judío converso y médico en la corte de Alfonso VI de Castilla, publica la Disciplina clericalis. Esta es una lista de las siete “disciplinas de la caballería” y en ella se incluye el ajedrez. También en Francia,

Alemania, Italia e incluso en los países escandinavos (como el relato del rey Knut y el conde Ulf que durante una partida en el año 1027 se pelean resultando este muerto) se va manifestando la evolución del Ajedrez.

Sin embargo también se encuentra con obstáculos en la forma de la poderosa influencia religiosa que lo llega a considerar “un vicio odioso que debe ser erradicado” según manifiesta el arzobispo de Canterbury en 1291. Parece ser que las apuestas y el uso de dados pervierten la práctica del Ajedrez. Así lo comenta Richard de Fournivall, canciller de Amiens (siglo XIII) en el poema Vetula (la Vieja): “El ajedrez es un juego noble si se practica con moderación y sin ánimo de lucro. La utilización de los dados mancilla el juego, y el primero que los introdujo era sin duda incapaz de apreciar un juego que exige tiempo, o bien estaba dominado por el ansia de ganancias”.

 

Es entonces cuando surge lo que estaba haciendo falta, es decir, una guía que analice y enseñe el juego correctamente. Esta surge en el admirable códice de Alfonso X El Sabio que se conserva en el Monasterio de El Escorial. En él se dedica una tercera parte a otros juegos y el resto al ajedrez. Se incluyen 103 “juegos de partido” con diagramas e ilustraciones “a toda página”. Esta obra es considerada por los historiadores como el primer tratado de Ajedrez compuesto en Occidente, así como el texto más adecuado para estudiar sus orígenes y todas sus variantes. El término shatranj evoluciona hacia el nombre Al- Xadraz, más tarde Axedrez.

Aparece la denominación castellana para las piezas, Alfil, Roque (nombre para la Torre y de la que proviene la palabra enroque) y Alferza (antiguo visir o firzan y que llegaría a ser la Dama). En el códice se describe el tablero y se le otorga un valor a las piezas. Las posiciones analizadas son procedentes de manuscritos árabes pero las soluciones están desarrolladas con mucho detalle llegando a ocupar 117 páginas.

En las miniaturas se representan a personas de superior condición intelectual, lo que indica la posición que ocupaba el Ajedrez.

Otros dos códices reproducidos y traducidos en gran cantidad fueron los:

- Bonus Socius, manuscrito lombardo del siglo XIII, escrito en latín y con 149 problemas.

- Civis Bononie, del siglo XV, de origen italiano y latín. Se conserva en Módena, es de 1454 y contiene 288 problemas además de los del Bonus Socius.

Existen otras obras francesas e inglesas que mezclan el Ajedrez con la novela y la poesía moralista y romántica propia de la época.

Parece aceptada la hipótesis de Ricardo Calvo sobre la aparición del Ajedrez, tal como es ahora, a finales del siglo XV en Valencia.

La influencia de Isabel la Católica inspira la aparición de la Dama, como la pieza más poderosa. El primer testimonio escrito de este cambio es el manuscrito Schachs d´amor (datado entre 1470 y 1490) donde se refleja una partida ideada entre los valencianos Castellví y Vinyoles. Entonces se empieza a diferenciar el “juego nuevo” o de la dama con el “ajedrez viejo”. También se cambia el movimiento del alfil por al actual y se expande rápidamente por toda Europa gracias en parte a la invención de la imprenta (hacia 1440). Así lo comenta R. Calvo:

La aceptación de la nueva manera de jugar valenciana y su rápida difusión, no sólo por los territorios italianos de la Corona de Aragón, sino por el resto de Europa, demuestra una sintonía colectiva con un nuevo espíritu de los tiempos”.

Hacia 1497 se publica en Salamanca Repetición de Amores e Arte de Axedres con CL juegos de partido de Lucena, un estudiante universitario que dedica el libro a su novia y al Príncipe Juan hijo de los Reyes Católicos. Tras disertar sobre el amor compara el nuevo juego con el viejo, describe aperturas “...que presencié en Roma, a lo largo de Italia, Francia y España...” e introduce las primeras reglas como pieza tocada, pieza jugada. También establece la coronación del peón (sólo en dama), la posibilidad de avanzar dos casillas en el primer movimiento y la captura al paso o “pasar batalla”.

Establece el comienzo del enroque al permitir mover el rey dos casillas en su primera jugada (siempre que no estuviera en jaque o fuese a una casilla donde lo estuviera) pudiendo saltar sobre otra pieza. Lucena primero movía la torre y después el rey, realizando de esta forma, el enroque en dos jugadas. Aporta el mate pastor y el famoso mate de Lucena que no es otro que el de la coz, el cual describe en el último problema del libro con esta posición y anunciando mate en cinco “lances”:

XABCDEFGHY

8rtr-+-+k+(

7+-+-+-zpp'

6-+Q+-+-+&

5+-+KsN-+-%

4-+-+-+-+$

3wq-+-+-+-#

2-+-+-+-+"

1+-+-+-+-!

xabcdefghy

1.£e6+ ¢h8 2.¤f7+ ¢g8 3.¤h6+ ¢h8 4.£g8+!! ¦xg8 5.¤f7#

El siguiente tratado en importancia es el del boticario portugués Damiano que aparece en 1512 y aunque es de menor entidad que el de Lucena (a quien plagió en varias partes) se hacen varias reediciones.

 

Pero en 1561 tiene lugar un nuevo avance al publicar el clérigo de Zafra Ruy Lopez de Segura el Tratado sobre la invención y el arte liberal del ajedrez. La obra es un gran progreso pues se analizan las posiciones de una forma que no se había hecho hasta entonces. Su gran aportación es la llamada “apertura española”: 1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 que analiza con tablas de una forma muy moderna.

Con el respaldo de Felipe II y siendo ya obispo se traslada a Roma donde aprovecha para jugar con un joven estudiante de derecho llamado Giovanni Leonardo da Cutri y apodado il puttino (el amorcillo) por su baja estatura. Veamos una partida del encuentro: 1.e4 e5 2.f4 d6 3.¥c4 c6 4.¤f3 ¥g4? 5.fxe5 dxe5 6.¥xf7+! ¢xf7 7.¤xe5+ ¢e8 8.£xg4 ¤f6 9.£e6+ £e7 10.£c8+ £d8 11.£xd8+ ¢xd8 12.¤f7+ y el negro se rinde.

El español vence pero he aquí que el italiano desea la revancha y se traslada a Nápoles donde se enfrenta con Paolo Boi il Siracusano para mejorar su juego. Entonces se dirige a Madrid (1575) para enfrentarse de nuevo a Ruy Lopez (con la participación de Boi y Cerón) y ante la presencia del rey, que los agasaja con gran hospitalidad, consigue vencer despertando un inusitado interés del público. Felipe II lo recompensa con 1000 escudos de oro, joyas y pieles. Otros jugadores y teóricos van surgiendo en Italia y formaron la Escuela Italiana que dominó el ajedrez europeo durante más de 100 años, estos son los principales:

Gioacchino Greco il Calabrese (1600-1634), Alesandro Salvio (1570-1640), Pietro Carrera (1571-1647), Polerio, Ponziani, y Ercole del Rio estos ya en el siglo XVIII.

DE FRANCIA A LOS E.E.U.U.

En Francia sobresale Legal de Kermeu (1702-1792) conocido sobre todo por el mate que lleva su nombre y que se produjo en una partida de 1750:

1.e4 e5 2.¤f3 d6 3.¥c4 ¥g4 4.¤c3 g6? 5.¤xe5! ¥xd1?? 6.¥xf7+! ¢e7 7.¤d5#

XABCDEFGHY

8rsn-wq-vlntr(

7zppzp-mkL+p'

6-+-zp-+p+&

5+-+NsN-+-%

4-+-+P+-+$

3+-+-+-+-#

2PzPPzP-zPPzP"

1tR-vLlmK-+R!

xabcdefghy

Pero su alumno François André Danican Philidor (1726-1795) que aprende el juego a los seis años, se erige por primera vez en la historia como un jugador muy adelantado a su época. Sin rivales en Francia su victoria sobre el sirio Philip Stamma (Londres 1747) por +8 =1 -1 lo convierte en el mejor jugador del mundo.

Busto de Philidor en el Teatro de la Opera de Paris
Busto de Philidor en el Teatro de la Opera de Paris

Dos años después publica Análisis del Juego de Ajedrez  donde revoluciona las teorías establecidas al considerar a “los peones el alma del ajedrez” pues de su formación depende el éxito en una partida. El propio Kasparov ve en esta teoría la influencia de los hechos sociales que estaban a punto de suceder en Paris. Las sesiones de simultaneas a la ciega (en Inglaterra, Holanda, Alemania...) causaron sensación en sus contemporáneos. Pero Philidor también fue un brillante músico compositor de varias operas. Su influencia quedó marcada en el lugar que sería “alma mater” del Ajedrez durante más de 100 años, el Café de La Regence.

Durante 15 horas al día sus salones se llenan de ajedrecistas entre los que destaca Alexandre Louis Honoré Deschapelles (1780-1847) ex militar del ejército napoleónico que desdeña del análisis y solo juega dando ventaja convencido de su superioridad.

Pero descubre un joven talento Louis Charles Mahé de La Bourdonnais al que ayuda a progresar. En 1821, aprovechando la visita del fuerte jugador inglés John Miles Cochrane, se organiza un torneo triangular. Deschapelles juega sin el peón f2 o f7 mientras que sus rivales lo hacen en igualdad.

Ambos franceses ganan a Cochrane pero la sorpresa se produce cuando La Bourdonnais vence a Deschapelles por ¡7-0! Entonces este decide retirarse y pronuncia estas palabras:

“Nunca habría cedido el cetro del ajedrez si no hubiera podido transmitírselo a La Bourdonnais. Con él, la reputación de Francia está a salvo”.

En 1834 llega desde Inglaterra el desafío del mejor jugador de las islas, Alexander Macdonell. El encuentro tiene lugar en el Westminster Club de Londres.

Desde Junio hasta Octubre se disputan 85 partidas divididas en seis confrontaciones. La sala de juego se llena de espectadores que a viva voz hacen comentarios en un ambiente apasionado. El irlandés es un elegante jugador de ataque pero el francés lo supera con claridad en estrategia; el resultado final +45 –27 =13 para La Bourdonnais. Al volver a Francia este funda una brillante revista, la primera de la Historia del Ajedrez, La Palamede.

Fallece en 1840 y su puesto lo ocupa Pierre Charles Fournier de Saint-Amant (1800-1872). Liderando un equipo de La Regence se enfrenta por carta a otro del Westminster Club de Londres. Salen triunfadores respondiendo con negras a 1.e4 con 1...e6!?

Pero el líder del equipo ingles, Howard Staunton (1810-1874) llega a Francia en 1843 desafiando a Saint-Amant a un encuentro personal. Este se disputa en el famoso café y los espectadores parisinos no salen de su asombro al ver la derrota de su compatriota por +11 –6 =3. Lo sorprendente es el estilo de Staunton, sin riesgos y con largas maniobras impone su ley. Incluso causa extrañeza al iniciar la partida en varias ocasiones con la jugada 1.c4.

Howard Staunton
Howard Staunton

La hegemonía francesa se termina tal y como sucede en la política mundial. Las aportaciones de Staunton al progreso del Ajedrez son numerosas:

- introduce un modelo de piezas de competición que se siguen usando hoy día;

- inicia en 1841 la publicación de The Chessplayer`s Chronicle y en 1847 se edita su The Chessplayer`s Handbook que aun hoy posee valor técnico;

- comienza la era de los grandes torneos al organizar el Gran Torneo Internacional de Londres 1851.

Este torneo se juega por eliminatorias y participan varios jugadores europeos de talento emergente. El vencedor resulta ser un profesor de matemáticas de Breslau llamado Adolf Anderssen (1818-1879). El juego desplegado por el alemán causa admiración por su ilimitado estilo combinativo. Su capacidad de cálculo asombra y deja varias partidas para la posteridad como la victoria sobre Kieseritzky denominada después “La Inmortal”. También ganó los torneos de Londres 1862 (donde por primera vez se utilizan relojes) y el de Baden-Baden 1870.

Mientras Anderssen triunfaba en Londres un joven americano de Nueva Orleáns estudia en profundidad las partidas y publicaciones de La Bourdonnais y Staunton.

Se trata de Paul Charles Morphy (1837-1884) un estudiante de derecho, hijo del juez local, y que desde los diez años vence a familiares y jugadores locales con una extraña facilidad. Por imperativo familiar no juega asiduamente hasta haber completado sus estudios y entonces participa en el Primer Congreso Americano de Ajedrez en Nueva York 1857. Se trata de un torneo por eliminatorias entre los 16 mejores jugadores del país. Morphy vence demostrando una superioridad abrumadora, como no se había visto desde los tiempos de Philidor.

Paul Morphy
Paul Morphy

El premio es de 300 dólares que rehúsa pues no quiere mezclar el dinero con el Ajedrez. Entonces cursa una invitación para un encuentro a Staunton con quien desea fervientemente enfrentarse. El ingles declina la invitación y Morphy toma la decisión de dirigirse a Europa en busca de nuevos rivales. Primero en Londres y luego en Paris va venciendo convincentemente a todos sus contrarios. Su actitud respecto al dinero no cambia y el premio de su encuentro con Lowenthal lo utiliza para comprarle muebles. También vence a Harrwitz, campeón de La Regence, y con las ganancias financia el viaje desde Alemania a Paris de Anderssen. En el café se disputa un gran encuentro entre estos dos colosos y el americano, cual héroe novelesco, consigue una aplastante victoria por +7 –2 =2. Staunton volvió a rechazar un match y entonces Morphy regresó a Norteamérica donde sólo jugo diversos encuentros amistosos. Escuchemos la opinión de Anderssen sobre Morphy:

La impresión que produjo en mi la transmitiría mejor si digo que él trata el ajedrez con la seriedad y escrupulosidad de un artista... Para él la partida siempre es una tarea digna, un trabajo creativo, un acto, en el que él cumple su misión”.

Al llegar a EE.UU. es recibido de forma impresionante. En carteles figuran los nombres de sus rivales vencidos y recibe numerosos regalos entre los que se encuentran joyas. Este genio consideró el Ajedrez de forma diferente a la mayoría de los jugadores que ha habido. Así se expresó al regresar de su gira europea:

“No es solo el más encantador y científico sino también el más moral de los entretenimientos. A diferencia de otros juegos, en los que el lucro constituye propósito y finalidad de los participantes, el ajedrez se recomienda por sí mismo a los sensatos, merced al hecho de que sus simuladas batallas se llevan a cabo sin buscar premio ni honor alguno. Indudablemente es el juego de los filósofos. Dejad que el tablero de ajedrez sustituya al tapete verde de los naipes y en seguida se apreciará una enorme mejora en la moral de la comunidad...

El Ajedrez nunca ha sido, ni jamás podrá ser otra cosa que un recreo. No debiera consentirse en detrimento de otras ocupaciones más serias... no debiera absorber los pensamientos de quienes le rinden culto en su santuario, sino que habría que mantenerlo en segundo término y recluido en la esfera que le corresponde. Como simple juego, como esparcimiento tras las duras pruebas a que nos somete la vida, merece las mayores alabanzas”.

ESCUELAS MODERNA Y SOVIETICA

Wilhelm Steinitz nació en Praga el 18 de Mayo de 1836. No solo fue profesional sino el primero que consagró su vida al juego, estudio y divulgación del Ajedrez. En Viena completó sus estudios y aprendió a jugar hasta convertirse en campeón de la ciudad. Ya en 1862 se traslada a Londres para participar en el gran torneo donde se clasifica en sexto lugar. A partir de entonces trabaja como periodista, profesor y entrenador en clubes privados pero siempre con el ajedrez de fondo.

Poco a poco va progresando y consigue vencer en matches a fuertes jugadores como Bird o  Blackburne. Esto le da la suficiente fama y consigue encontrar financiación para su gran meta, la de enfrentarse a Anderssen.

Match Anderssen-Steinitz, Londres 1866
Match Anderssen-Steinitz, Londres 1866

Así lo hace y en un encuentro de gran calidad se impone por 8-6 al considerado mejor jugador del mundo tras la retirada de Morphy.

Demuestra ser el mejor venciendo en los torneos de Viena de 1873 y 1882 además de victorias en matches sobre Zukertort 1872 (alumno de Anderssen) y de nuevo Blackburne 1876. Cuando Zukertort vence convincentemente en Londres 1883 (con una asombrosa victoria sobre Blackburne a base de “una operación combinativa a gran escala” en palabras de Steinitz) de nuevo se plantea la pregunta: ¿Quién es el mejor jugador del mundo? Entonces Steinitz parte hacia U.S.A en busca de un patrocinador que organice un encuentro entre los dos con el título de “Champion of the World” en juego. Finalmente lo consigue y en 1886 (con 3.000 $ para el premio, ¡2250 para el vencedor!, y a disputar en varias ciudades americanas hasta que uno consiga 10 victorias) se organiza el primer Campeonato del Mundo de Ajedrez. Pese a ir perdiendo por 4 a 1 Steinitz se rehace para imponerse finalmente por

+10 –5 =5. Su irresistible estilo de juego posicional es fruto del estudio de sus partidas y las de sus rivales. Diseña un método de juego analítico en el que las acciones estén guiadas por factores concretos de la posición. En suma, adquiere un método científico de análisis que lleve a la toma correcta de decisiones sobre el tablero.

Aunque otros jugadores anteriores habían manifestado estas tendencias en su juego Steinitz fue el primero en ponerlas por escrito lo que hizo el Ajedrez asequible para millones de personas pues la mayoría de los conceptos que estableció siguen vigentes hoy en día. Así desde la International Chess Magazine y sobretodo en el Modern Chess Instructor se sientan las bases del juego posicional con el nombre de Escuela Moderna. Con toda razón se dice de Steinitz que fue más un pensador que un jugador. Con todo aceptó disputar el título de Campeón a quien le retase y consiguió vencer a Chigorin (2 veces) y a Gunsberg.

Cuando por fin pierde el título contra Lasker 32 años más joven poniéndose en pie sobre sus muletas exclamó: “Tres hurras por el nuevo Campeón Mundial”. Hasta sus últimos días siguió jugando torneos pues necesitaba el dinero de los premios para subsistir.

Finalmente falleció en Nueva York el 12 de Agosto de 1900.

Fuertes jugadores como Tarrasch, Nimzovitch o Pachman aplicaron y divulgaron sus teorías. Pero los sucesores de Steinitz no le dieron un impulso tan grande al Ajedrez aunque cabe mencionar como enfocaron su práctica:

- Lasker, el luchador, aunque continuó los principios de su predecesor, le dio un enfoque psicológico. Una partida de ajedrez es una lucha entre dos personalidades, entre dos voluntades, donde la inseguridad o la confianza en uno mismo y los temores, pueden afectar la toma de decisiones correctas, tan necesaria para el Ajedrez.

- Capablanca disponía de un talento natural próximo a Morphy, pero no se entregó por entero al Ajedrez. Tendía hacia la claridad y la sencillez, pues no le gustaba esforzarse. Amaba demasiado los placeres de la vida y no llegó a dar de sí todo lo que podía. Esto le acabó costando el título de Campeón.

- Alekhine no solo consagró su vida al Ajedrez como Steinitz, sino que fue más allá. Como si hubiera vendido su alma a cambio de ser Campeón Mundial, su vida fue una obsesión dirigida a llegar a lo más alto. En lo personal fue completamente desdichado incluida su muerte. Durante más de diez años se preparó para arrebatar la corona a Capablanca a quien admiraba. Buscaba ante todo la verdad ajedrecística que para él se encontraba en la belleza de las combinaciones y del juego de ataque. Si bien su personalidad causó el rechazo de sus colegas su juego siempre causó admiración. Años después se dijo que algo poco claro le acompañaba tanto dentro como fuera del tablero. Sin embargo su trabajada genialidad ha quedado patente en el hecho de morir sin ser derrotado.

A. Alekhine
A. Alekhine

Durante la época de los grandes desafíos entre los campeones hubo otra actividad ajedrecística que se debe mencionar pues es parte manifiesta del arte, la cultura y la belleza del ajedrez. Son los estudios y composiciones artísticas, es decir los problemas, unas veces finales otras combinaciones, que han sido creados por jugadores menos conocidos pero que han brillado en esta forma de expresión del Ajedrez durante más de 100 años. Sería interminable la lista de nombres pero podemos mencionar algunos como: Troitsky, Kasparian, Kubbel, Loyd, Rinck, Liburkin, los hermanos Platov, Novotny y por supuesto Reti. De él pondremos un sencillo ejemplo que refleja la idiosincrasia de las composiciones, es decir, la aparente situación de imposibilidad en lograr un objetivo, pero la existencia de una fórmula lógica y consecuente para conseguirlo.

En la siguiente posición que data de 1923 parece lógico el abandono; el rey blanco no puede alcanzar el peón negro y el fuerte alfil de ventaja se sobra para parar el peón blanco. Y sin embargo las blancas consiguen el empate porque su rey ¡puede hacerlo todo!

XABCDEFGHY

8-+-+-mK-+(

7mk-+-+-+-'

6-+-+P+p+&

5+-+-+-+-%

4-+-+-+-+$

3+-+-+-+-#

2-+-+l+-+"

1+-+-+-+-!

xabcdefghy

1.¢e7!! Esta jugada es única pero los signos son por la idea implícita en la solución. 1...g5 2.¢d6 g4 3.e7 ¥b5 4.¢c5 ¥e8 5.¢d4 y tablas!

El siguiente avance en la evolución del Ajedrez tuvo sus primeros pasos en los éxitos y la popularidad de dos jugadores que ya hemos mencionado, Chigorin y Alekhine. Ambos eran rusos y esta nación tuvo a bien, para fortuna de generaciones futuras, en convertir el Ajedrez en una causa de Estado. Cuando ocurre La Revolución Comunista de 1917 el Ajedrez ya tenía un buen “status” en Rusia. Hacia finales de los años treinta cuenta con innumerables jugadores de primera fila: Flohr, Ragozin, Levenfish, Riumin, Belavenets, Kan, Rauzer, Chekhover, Alatorsev, Romanovsky, Dus-Chotimirsky, Bohatirchuk, Ilyin-Zhenevsky, Panov, Veresov, Lisitsin y muchos más.

Al acabar la II Guerra Mundial La Unión Soviética tiene un “Patriarca” ajedrecista. Se trata de Mikhail Moisseievitch Botvinnik, un ingeniero electrónico nacido en Leningrado en 1911. Llegó a lograr seis Campeonatos de su país pero el resultado por el que es elegido para enfrentarse con Alekhine tiene lugar en el Campeonato Absoluto de la U.R.S.S. de 1941 (Leningrado-Moscú) donde se enfrenta a cuatro vueltas con Keres, Smyslov, Boleslavsky, Lilienthal y Bondarevsky ganando todos los encuentros particulares.

Botvinnik (a la derecha) frente a Keres, Moscú 1941
Botvinnik (a la derecha) frente a Keres, Moscú 1941

A la muerte de Alekhine el trono vacante se disputa en un torneo a cinco vueltas entre los cinco mejores jugadores del mundo. La victoria de Botvinnik es incuestionable y conserva el título hasta 1963.

La Escuela Soviética que encabeza Botvinnik no es un lugar o edificio ni un estilo de juego. En mi opinión puede definirse como un sistema profesionalizado de preparación y entrenamiento del jugador. Un amplio estudio de aperturas, un conocimiento exacto de los finales típicos y una correcta valoración de las posiciones en el medio juego, son las características personales de los jugadores de la escuela soviética. Además es necesario un buen análisis del rival, como ya hacía Alekhine, se dice que en esto Botvinnik era insuperable y por eso pudo mantener el título de Campeón tantos años. La pericia de los jugadores soviéticos en este aspecto era tal que Kotov cuenta como, durante el torneo de Venecia 1950, Makogonov, que ejercía de capitán para él y Smyslov, les dio el siguiente consejo:

“No se compliquen, ¿por qué hacerlo? Cambien las damas y dejen una Torre y dos o tres piezas menores en el tablero. Entonces estarán seguros de ganar. Hay algunos jugadores modernos que saben qué piezas deben cambiar y cuales dejar sobre el tablero. Conocen la táctica, pero una vez en el final ustedes son superiores”.

Hasta tal punto llegaba la técnica de la escuela soviética. Cuando preguntaron a Botvinnik en que era superior a sus rivales contestó:

“En general creo que les superé en el entendimiento de las posiciones”.

Al perder un encuentro con el genio de la combinación, Mijail Thal, Botvinnik manifestó:

“No me gusta su estilo, por que el Ajedrez tiene unas normas”.

La posición del Ajedrez en Rusia en aquella época será difícilmente igualada. Los jugadores eran “funcionarios” del Estado con una misión colectiva de enriquecimiento deportivo, bien fuera por trabajos analíticos, exhibiciones de simultaneas o cursos especializados. Todas las empresas, sindicatos, clubes y hasta secciones del ejército tenían equipos de ajedrez. Las competiciones proliferaban a nivel nacional incluso con “olimpiadas” entre las repúblicas con las llamadas “espartakiadas”. La preparación del jugador era exhaustiva desde la base. Por ejemplo, en la sección de Ajedrez del Ejército Rojo manejaban programas de horarios como este:

Lunes: Preparación teórica, aperturas - 1 hora; finales 1 hora y media.

Martes: Preparación física, Volley-ball, tenis - 2 horas.

Miércoles: Análisis de partidas - 2 horas; ejercicios de cálculo - 1 hora.

Jueves: Preparación práctica, partidas de entrenamiento - 4 horas.

Viernes: Preparación práctica, aperturas - 1 hora. Preparación teórica - aperturas 1 hora; juego medio 2 horas.

Sábado: Paseo por el campo, deporte.

Domingo: Reposo activo o una partida seria.

Los éxitos fueron continuados, desde la primera participación en las olimpiadas de 1952, en las confrontaciones amistosas con otros equipos nacionales (a veces por radio u otros medios), campeonatos de Europa y toda suerte de competiciones por equipos, el conjunto Soviético se mostraba imbatible.

Pero la U.R.S.S. pecó de conservadurismo. Todo ese avanzado sistema de progreso ajedrecístico no fue “promocionado” a otros países.

Tuvo que ser un jugador totalmente antagonista a aquel mecanismo social el que hiciera que el Ajedrez se tuviera en cuenta de una manera digna en el resto del mundo. Ese hombre tomó lo mejor de la Escuela Soviética y desdeñó lo que había quedado obsoleto. Su energía, su honestidad sobre el tablero, y su “cruzada” por la dignidad del Ajedrez en todos los aspectos, lo convirtió en el ajedrecista más emblemático de la Historia del Ajedrez. En palabras del 10º Campeón del Mundo, Boris Spassky, el mayor logro de la Escuela Soviética se llama, Bobby Fischer.

EL MEJOR JUGADOR DE TODOS LOS TIEMPOS

Robert James Fischer nació en Chicago el 9 de Marzo de 1943.

Cuando ya vivía en Nueva York y con seis años, aprende a jugar al ajedrez de una forma casual. Pese a demostrar buenas facultades para el juego no demuestra ser un “genio a la antigua usanza”. De hecho sus primeras participaciones en torneo no auguran algo especial. Sin embargo un hecho en particular hace explotar su talento. En cierta ocasión comentó como a la edad de 11 años toma la decisión de convertirse en profesional del ajedrez hasta llegar a ser Campeón Mundial. ¿Cómo ocurre esto? Todo indica a que se impresionó profundamente de un encuentro amistoso que una selección soviética disputa en el Hotel Roosevelt de Manhattan, después de una gira por Sudamérica, con el mejor equipo estadounidense. La victoria de los

“rusos” le motiva para estudiar su literatura y adoptar un estilo de juego universal, con una fuerza práctica como ningún otro jugador había tenido.

Pero Fischer va aun más lejos. Su honestidad y amor por el juego le lleva a reivindicar los derechos de los jugadores como profesionales del deporte. Se niega a jugar sólo por dinero y exige buenas condiciones para los profesionales. Revoluciona la organización de los torneos reclamando lo que hoy se considera el “ABC” de una competición digna:

 

- silencio en la sala de juego

- distancia con los espectadores

- iluminación suficiente y correcta

- prohibición de fumar en la sala de juego

- prohibición de análisis de partidas en la sala de juego

- premios en metálico de mejor cuantía

- sistemas de juego en igualdad de condiciones

- controles de tiempo que garanticen partidas más justas...

Bobby Fischer
Bobby Fischer

La lista era muy larga, pero toda acertada. De la lucha de Bobby Fischer por dignificar el Ajedrez, se han beneficiado y lo seguirán haciendo, muchas generaciones de jugadores. El eminente Historiador y Periodista asturiano Pablo Morán escribió lo siguiente en 1972, poco después del match Spassky-Fischer:

 Bobby Fischer ha hecho por el Ajedrez más que todos los campeones del mundo juntos, pues ha logrado que el juego se popularice de forma jamás soñada.

Durante el match con Spassky acaparó la atención de la prensa mundial y del gran público. Se puso de moda en todas partes y en los Estados Unidos una fábrica de piezas de ajedrez tuvo que trabajar durante las 24 horas, ya que se veía imposibilitada para atender los pedidos; una canción, La balada de Bobby Fischer, la emitían cientos de emisoras...

En todo el mundo se vendieron más libros de ajedrez en un mes que en otras ocasiones durante un año, y en la mayor parte de las ciudades se agotaron.

Gentes que jamás habían oído hablar del ajedrez aprendieron a mover las piezas; el resultado de las partidas, así como los movimientos, se esperaban con ansiedad, y en todos los círculos, en todos los cafés, se veía a gentes reproduciendo y discutiendo con calor las partidas. En París, el ajedrez se puso de moda hasta en las boîtes donde los jóvenes alternaron los bailes con el mundo mágico de las sesenta y cuatro casillas. En Bogotá grandes tableros murales instalados en plazas públicas, permitían a los aficionados seguir las incidencias del juego, mientras se cruzaban importantes y singulares apuestas; y nada digamos de los países, como Rusia, donde ya el ajedrez era un espectáculo de masas.

La semilla está sembrada en todos los países de la tierra, y con Fischer un nuevo capítulo se abre en el mundo del ajedrez, y con su victoria se beneficiaran todos los ajedrecistas que, ignorados hasta ahora, comenzarán a tener cierta popularidad.

En sus partidas se manifiesta un estilo claro y completo, un compendio de las mejores cualidades de todos sus antecesores. Después de él nadie ha compaginado ambas facetas y puede que no haya otro igual.

Su carácter era demasiado fuerte para la Sociedad en la que vivía. Su personalidad arrollaba a sus contemporáneos, pero a la vez era como un niño que se emocionaba y compartía sus experiencias. Era bondadoso con los amantes del Ajedrez e implacable con los que lo mancillaban.

CHESS HISTORY
VERSION FULL DE LA HISTORIA DEL AJEDREZ
SOBRE LA HISTORIA DEL AJEDREZ.docx
Documento Microsoft Word [2.6 MB]
Descarga

MR. CHESSITRO

ME XI CO

E-mail: chessitro@hotmail.com

··JUEGA EN LINEA·
··JUEGA EN LINEA·